MENU
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

En Podor con los Poulaar III

13 de diciembre de 2010 Héctor López Rubio

Un gallo comienza su machacona cantinela en plena noche. Hace frío justo antes del amanecer. Sumerjo la cabeza en mi saco y aguanto hasta que las primeras mujeres se ponen a trajinar, ya con el sol regalando sus primeros rayos. Aseo y desayuno espartanos. Damos una pequeña vuelta por Bito. Me enseñan la escuela, el depósito de agua con bomba solar y un campo de cultivo comunitario. Me asomo a la orilla del río Senegal( que significa “mi canoa” en idioma wolof) y veo Mauritania del otro lado. Me cuentan que pasan su ganado a pastar al país vecino en canoas ya que aquella zona está despoblada y tiene más pastos. Aquello también es el fouta y los habitantes también son poulaar. Me muestran el almacén para el proyecto de arroz. Samba nos espabila y partimos al trabajo.

Nuestra primera parada es Wallah, a unos pocos kilómetros por la pista y también rivereña del río Senegal. Como es habitual, nos recibe el CGC, 13 mujeres y 4 hombres. Todos llevan en Fouta sus ropas tradicionales, llenas de vivos colores. Este pueblo tiene unos 1700 habitantes y su intención es organizar una cooperativa de arroz para luchar contra la especulación a que les someten los bana-bana con su propio arroz. Ya han recibido microcrédito y están funcionando bien. Nos muestran el almacén y partimos.


Retornamos toda la pista de nuevo hasta Ngouye, donde recogemos facturas(¡tengo que hacer bien mi trabajo!). Desde allí,  un ratito más hasta Mboumba, un pueblo de unos 5000 habitantes situado en la carretera y que cuenta con 3 CGC, que presentan algunos miembros en un pequeño comité que se reune conmigo. Como de costumbre, nos sentamos en unas telas multicolores extendidas en el suelo y realizamos largas presentaciones con traducciones español-francés-poulaar y viceversa. Que importante el trabajo de Sam, sin el cual sería imposible conocer las inquietudes de estas gentes.

 

 

 

 

 

Quieren compran 30 corderos en cada CGC, engordarlos y venderlos a mayor precio, obteniendo así un beneficio. Tienen terrenos para el pasto, pastores y atención veterinaria si es necesaria. El proyecto se realizará en el 2º semestre del año, en la época de lluvias(caen 4 gotas). Los niños alborotan felices a nuestro alrededor. La reunión termina con una fanta y los millones de “Nyarama nyarama” habituales(muchas gracias en poulaar).

Se nos acaba el tiempo y sólo podemos visitar un proyecto más. El resto los identificará Iciar en Marzo. Nos dirijimos a Mery, un pueblo cercano de unos 3000 habitantes. Hace mucho calor y bebemos agua embotellada en el camino. Nos reunimos con el CGC: 15 mujeres y 2 hombres. Quieren crear un banco de cereal para evitar desplazamientos a la gente y conseguirles un precio justo, evitando la especulación. Es aquí muy importante la figura del imán Thierno Bokan Saw, al cual acudimos a saludar. Hombre ciego de gran carisma y sonrisa fácil. nos recibe en su casa. Es allí donde se reune el comité y donde se realiza la formación. También es él quien cede el almacén para el arroz. Marchamos contentos porque está todo bien atado y tendrá éxito.

Hacemos un largo viaje de regreso a Ndioum, donde se encuentra la oficina de Tostan en Podor. Allí comemos un filete reseco y duro en el desierto hotel Samassa, el único de Podor. Realizamos la reunión de evaluación, que es sin duda satisfactoria. Se detecta la necesidad de aportar una pequeña moto para Samba, que actualmente se desplaza en autobús, burro y a pie para llegar a los pueblos, lo cual conlleva un gran esfuerzo en este secarral y constituye una enorme pérdida de tiempo.

Nos despedimos de Samba y Harouna en las oficinas con un fuerte abrazo. Mantendremos el contacto por mail, ya que hay mucho trabajo y papeles que sacar adelante. Mou, Sam y yo hacemos un largo viaje de más de 4 horas hasta Saint Louis. Intentamos conocer a Rosa, la amiga de Sam, en la universidad, pero resulta imposible. Nos instalamos en un modesto apartamento del hotel Sindone, en la isla. Hablo con Judit por skype y veo a mi hija.¡adoro esta tecnología gratuita! Cenamos en el restaurante, situado en un embarcadero bañado por las aguas mansas de la desembocadura del Senegal, desde donde vemos el puente de Eiffel de un lado y la Lange de Barberie del otro. La noche será larga por el calor y los mosquitos, pero esa es otra historia…

Mira las fotos del viaje en: http://www.flickr.com/photos/construye_mundo

Tags: testimonios, viajes de seguimiento CMundo, proyectos en Senegal, comunidades